Mar 5 / Disename Lecciones de creatividad

¿De dónde nos viene la creatividad? ¿Es posible entrenarla y conseguir tener mejores ideas? Algunos dirán que hay gente creativa y gente que no lo es, fin de la discusión. Pero si hay algo que el tiempo nos ha demostrado es que el ser humano es, en mayor o menor medida, creativo. Es precisamente esa creatividad la que nos ha ayudado a evolucionar, a experimentar y ver hasta dónde somos capaces de llegar.

Como todo en la vida, si dedicas parte de tu tiempo a mejorar un aspecto de tu ser, al final verás tus esfuerzos recompensados.

El otro día leía un artículo de lo más interesante sobre John Cleese y su proceso creativo.

En él, comentaba que hay que reservar cada día media hora para estimular tu creatividad. ¿Cómo? Jugando, aislado en un lugar donde nada ni nadie puede importunarte y centrando única y exclusivamente en escribir, pintar, esculpir, o lo que quiera que te pida el cuerpo en el momento. Hay que dedicarle tiempo de calidad, mejor que sea media hora centrado que horas mirando a las musarañas.

Otro razonamiento de John es dejar que el subconsciente haga su parte. No nos damos cuenta de ello, pero el subconsciente está siempre en funcionamiento, trabajando paralelamente a nuestros pensamientos conscientes. Y es él, el que sin darnos cuenta, nos dará la solución a nuestro problema.

Por eso aquello que dijo Picasso de “La inspiración existe, pero tiene que cogerte trabajando”. Esa “inspiración” no es más que nuestra mente subconsciente que ha estado dándole vueltas y vueltas a un problema que hemos estado tiempo trabajando en nuestra menta consciente. Es decir, si no encontramos la solución a algo después de dedicarle mucho tiempo, probablemente vendrá sola en algún momento inesperado. Pero para que eso ocurra, tenemos que dedicarle tiempo consciente al problema.

CLOSE
CLOSE